Restaurante La Viborilla

Desde los primeros cohetes tradicionales chinos hasta los fuegos artificiales de vuestra boda han pasado mil años. A través del tiempo, estos rituales públicos han conseguido colarse como ideas originales de bodas por su gran poder para evocar alegría y emotividad en un momento especial. Sirven para animar el cóctel inicial del banquete, para acompañar a las canciones de boda del baile nupcial y para atraer la atención de los invitados durante la barra libre. Conoced todos los tipos de fuego artificiales y los requisitos para poder utilizarlos en vuestro escenario nupcial. ¡Seguro que os enamoraréis de esta explosión de luz y de color!

Momentos idóneos 

En un cielo aún iluminado por el sol resultará muy difícil apreciar la belleza de los fuegos artificiales. Si vuestra boda es de tarde, podéis darles inicio al acabar la ceremonia y acompañarlos con música para bodas civiles como telón de fondo o con la música de boda religiosa que hayáis contratado, especialmente si se trata de una orquesta en vivo.

Los momentos indicados para los fuegos artificiales son aquellos que queráis subrayar de manera especial: el baile juntos, la bienvenida del cóctel o el cierre del banquete. Normalmente se suele esperar al fin de la  fiesta y sorprender a vuestros invitados con algo que no esperaban.

El Prado

Quién los maneja 

Algunos fuegos artificiales pueden adquirirse y manejarse por usuarios que cumplan una serie de condiciones, y seguir unos estándares de seguridad en el espacio donde se vayan a lanzar. Sin embargo, hay otros que requieren de supervisión o manipulación profesional. Es aconsejable consultar primero con una empresa especializada en pirotecnia pues, dependiendo del tipo y la complejidad del espectáculo que tengáis pensado, convendrá delegar la tarea a algunos invitados hábiles o a los verdaderos especialistas.

Tipos de fuegos artificiales

Existen multitud de variantes sobre las que elegir según el efecto deseado y, por supuesto, dependiendo del presupuesto con el que contéis.  Pero recordad que hay opciones de fuegos artificiales más económicas que otras.

Así, están los tradicionales fuegos artificiales de exterior: las cortinillas, y los petardos, los cohetes o las tracas. También hay alternativas para las bodas que se celebren en recintos cerrados, como los fuegos artificiales de interior y las cascadas de fuego frío, con o sin humo. Otro recurso es hacerse con bengalas pequeñas y repartirlas a los invitados, pues quedan muy bonitas para recibir a los novios.

Permisos necesarios

Tenéis que contar con la aprobación de los encargados del recinto donde celebréis la boda y de la Administración Pública. Preguntad en el ayuntamiento del municipio donde vaya a tener lugar el enlace si en la legislación figura alguna prohibición al respecto, porque en algunos lugares sí se dan restricciones pirotécnicas en la vía pública dependiendo de la estación del año. Tal vez necesitéis un permiso especial. Es mejor evitar altercados en un día tan especial.