Rafael Enzo

Las flores forman parte de todos los momentos de una boda y no solo del ramo de la novia o de la decoración de la iglesia. También pueden ser las absolutas protagonistas del banquete, de los  detalles de la boda y, por qué no, incluso de las invitaciones de la boda. Os presentamos las flores más conocidas.

1. Las románticas rosas

Ibon and Krais

Se pueden utilizar para todo tipo de arreglos florales y se adaptan perfectamente a cualquier idea que podáis tener. La rosa es una flor robusta, por lo que es también perfecta para las ocasiones en las que el ramo o una decoración floral vaya a estar mucho tiempo sin agua, así como para los meses calurosos. Normalmente se usa en las bodas por su especial significado, ya que es la flor del amor por excelencia.

Y de entre todas las variedades, las antiguas, las Austin –que disponen de un corazón con muchos pétalos– y las mimi-edén, de aspecto romántico. A la hora de elegirlas, tened en cuenta su color, pues cada uno representa algo distinto. Si os gustan las opciones clásicas, las blancas, rojas y las de tonos rosados son ideales.

2. La belleza de las calas

Bambú Floristas

Grandes y elegantes, estas flores son perfectas para decorar bodas clásicas. Lucen perfectas tanto en los centros de mesa como en ramos grandes. Y su tallo largo las hace especialmente elegantes en ramos de novias con calas. Siempre han representado la belleza y se las asocia con la extrema sensualidad, la pureza y la virtud. Son  lo más por su silueta acampanada que, en cierta manera, recuerda al vestido de una novia.

3. Las alegres gerberas

Decoflor Tarifa

Se las suele conocer como las «hermanas mayores» de las margaritas. Súper románticas, han ganado popularidad en las bodas vintage y rústicas. Son flores alegres, ideales para dar un toque de color a la decoración del banquete o al lugar de la ceremonia. Las podéis encontrar en multitud de colores.

4. La versátil paniculata

Celine Boroli

Es una excelente aliada en la decoración floral de las bodas. Disponible en cualquier época del año, representa la discreción hecha flor. Sus delicadas florecillas blancas son perfectas en ramos de novia sencillos y juveniles, a la hora de dar frescura a un  ramo de novia vintage con una base de olivo, por ejemplo, de adornar los asientos de la ceremonia, de decorar las mesas del banquete y de dar un toque desenfadado a un ramo de novia silvestre. Destaca además por su versatilidad, pues es perfecta como acompañamiento de flores más grandes o para tener protagonismo por sí misma.

5. La sofisticación de las orquídeas

Efímeras

La sofisticación hecha flor. Las orquídeas no solo son elegantes, sino también originales y diferentes, lo que marcará la diferencia en el lugar en el que decidáis colocarlas y cómo las combinéis. Por ejemplo, podéis mezclar las blancas con las de tonos rosáceos y cremas para dar un toque de color a cualquier rincón del enlace. También son ideales para crear pequeños detalles, como los boutonnièrs del novio y los testigos, o los corsages de las damas de honor. Asesoraros en vuestra florista para descubrir las posibilidades de esta mágica flor, cuyo significado está relacionado con el amor.

6. La sencillez de las peonías

Andaluflor

Parecidas a las rosas pero con una flor algo más abierta, se suelen utilizar en las bodas vintageSon delicadas, aunque se mantienen muchas horas frescas. Una flor que marca tendencia en el panorama nupcial desde hace muchos años.

7. La belleza de las hortensias

Un Patio con flores

Estas flores llenas de vida van a ser trend topic . Las bodas vintage, los jardines de estilo inglés y los enlaces al aire libre son ideales para que la hortensia decore hasta el último rincón. Su variedad de tonos, que van desde el blanco puro hasta el azulón, pasando por el rosa suave, el rosa fuerte, el fucsia, el verde o el morado, permiten mil y una combinaciones. Si se utilizan enteras, su gran volumen depara un efecto muy vistoso. Aunque si se separan en pequeños ramilletes son igualmente llamativas.

8. Los coloristas tulipanes

Florea

Una flor delicada que aporta un toque ciertamente barroco y que es símbolo del amor sincero. Los tulipanes permiten jugar tanto con la flor con tallo como con el propio bulbo, por lo que resultan ideales como regalos para invitados de boda. El truco para que destaquen es, sin duda, combinarlos en diferentes tonalidades.